Branding para médicos emprendedores

El médico ha sido educado para sus labores asistenciales y en algunas ocasiones, investigadoras. A lo largo de su duro periplo formativo, en pocas ocasiones pensó en que debía tener también conocimientos y desarrollar habilidades en materias de gestión y mucho menos para emprender.

 

El curso normal en la carrera profesional de cualquier médico era formarse bien, adquirir prestigio profesional y trabajar por cuenta ajena, mayoritariamente para el sector público, y en pocas ocasiones para el sector privado.

Esta ecuación que tenía como resultado final el trabajar de forma estable, aunque sin grandes pretensiones económicas, permitía al médico apostar por un horizonte laboral sin demasiados contratiempos.

Este contexto ha cambiado sustancialmente en España, y si bien el durísimo camino para hacerse médico no se ha modificado, incluso se ha agravado, si se ha modificado el mercado laboral. Hay oportunidades reducidas de trabajo en la sanidad pública debido a la decreciente inversión por las obligaciones de control del déficit público, y la tasa de reposición es prácticamente nula. A las jubilaciones masivas que ocurrirán en estos próximos años no le seguirán contrataciones en la misma proporción.

La sanidad privada está viviendo otra realidad en España, por contradictorio que parezca. Es un sector pujante que apuesta por dos tipos de profesionales. Uno considerado como “marca blanca”, con malas retribuciones y expectativas de desarrollo, que es el que mayoritariamente accede a este sector como salida a su situación precaria. Y otro, de gran prestigio, diferenciado en el mercado sanitario, que es visible para la sociedad porque ha construido su propia “Marca Personal/Profesional”, y que no sólo tiene retribuciones acordes a su nivel profesional, sino que está conformando la nueva oferta sanitaria del siglo XXI.

Si quieres ser un profesional medico “marca blanca” no sigas leyendo este post. Si por el contrario quieres ser el protagonista de tu carrera profesional y no te da vértigo el emprender, continúa leyendo.

A modo de decálogo, comparto contigo algunas consideraciones que vienen desde el “Branding Médico” y que pueden ayudarte si decides adquirir el papel de emprendedor:

1º Analiza si eres el médico que quieres ser. Si tus conocimientos y habilidades no te han concedido una posición de prestigio entre tus iguales y los pacientes, invierte tiempo y dinero en ellos, y no te decidas a emprender todavía.

2º Si eres un buen médico y un médico bueno, piensa en lo que te diferencia del resto de tus compañeros.

3º Analiza si tu diferencia es visible para los pacientes y si estarían dispuestos a pagar por ella.

4º Estudia a otros profesionales de  tu entorno y de fuera de él, para estudiar como “empaquetan” sus servicios. ¿Eres capaz de empaquetar los tuyos?

5º Traduce en precio lo que deberían costar tus servicios.

6º Sin infraestructura, intenta ofrecer tus servicios al precio que has estimado y comprueba si hay personas dispuestas a pagar por ellos. Si no encuentras a nadie, vuelve al punto 2º de nuevo.

7º Construye tu “Marca Personal/Profesional” cuando hayas tenido ya personas que hayan pagado por tus servicios.

8º Elabora tu estrategia profesional, tanto “off-line” como “on-line”. Es más importante la primera, que será la que te haga sobrevivir.

9º Toda vez que tengas clientes “off-line”, lánzate al mundo “on-line” a través de una web y las redes sociales.

10º Si te gustan mis consejos, permanece atento a nuevos post en los que desarrollaré los puntos anteriores.

Desea más información? Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., o llámenos al +34 697 249 701.